Post publicado por el invitado Javier Santos, socio fundador de Infoautónomos y Mentoring Negocios, que te invita a la Masterclass gratuita <<12 claves de éxito para crear un negocio online escalable>>.

La mentalidad emprendedora o mindset es uno de los factores clave para que un negocio tenga éxito y otro no.

Quizás esto te sorprenda. O quizás ya lo hayas oído, pero no terminas de creértelo.

En mis talleres de emprendedores siempre pregunto: ¿Qué influye más en el éxito emprendedor: la idea, el dinero o la persona?.

Las ideas por si solas no valen nada a pesar del celo con que muchos las guardan. Y con una buena idea y una persona con buena capacidad emprendedora, el dinero se puede conseguir.

Así que la clave, el ingrediente diferencial, es esa capacidad emprendedora que te permite conseguir los recursos para tu idea y llevarla a buen término.

Y ahí hablamos de habilidades emprendedoras o soft skills y de mentalidad emprendedora o mindset.

El término anglófono mindset proviene del ámbito de la psicología y se ha popularizado en el mundo del emprendimiento para definir la actitud con la que afrontas la vida, y por tanto tu negocio.

Así de sencillo y de complicado a la vez. El gran impacto del mindset en los resultados merece toda nuestra atención. Por eso en este post vamos a ver qué es y cómo podemos potenciarlo.

.

Qué es el mindset y la mentalidad emprendedora

El mindset es la manera que tenemos de abordar las situaciones en nuestro día a día, con todo lo que eso conlleva. Engloba nuestra actitud, creencias, inseguridades, razonamientos y también las excusas.

Tener una mentalidad emprendedora requiere trabajar el mindset para ir adquiriendo mecanismos mentales que nos ayuden a enfrentar las situaciones con una mejor actitud.

Cambiar el chip supone empezar a enfocarse más en lo que realmente puedes controlar. Supone darle la vuelta a la situación y convertir los problemas en oportunidades de crecimiento y aprendizaje.

Este cambio de perspectiva mejora tu asertividad y tu capacidad de análisis y evita bloqueos y miedos que te impiden avanzar. 

Al igual que te formas para tener más conocimientos técnicos o haces deporte para estar en forma, tienes que trabajar tu mindset para mejorar tu mentalidad emprendedora y poder así crear y hacer escalar tu negocio.

 

Ejemplo: Cambiamos la óptica de la situación

Pongamos un ejemplo de cómo tu mindset puede marcar la diferencia.

Estás empezando con tu negocio y tienes que darte a conocer. Decides poner en marcha una estrategia de visibilización a través del email marketing. Uno de tus suscriptores te da una opinión poco amable sobre tus servicios. Podría ser algo como “eres un pesado o esos precios son exageradamente altos”.

Seguro que hay una primera sensación de derrota, de querer dejarlo, apagar el ordenador y borrar tu secuencia de emails. Pero no es el momento de abandonar la estrategia, es el momento de usar el feedback para mejorar.

¿Por qué le ha parecido caro? ¿Estás atrayendo a tu perfil ideal? ¿Has sabido vender bien todo el valor que le vas a ofrecer? Desde otra perspectiva, ese email que te ha afectado, es de gran ayuda para reflexionar y darte cuenta de las posibles mejoras.

Solo es necesario pararse y sobreponerse a las primeras sensaciones para sacar algo útil de cada situación. Veamos algunas de las claves para poder potenciar tu mindset, esa mentalidad emprendedora que necesitas para sacar adelante tu negocio.

 

4 Claves para potenciar tu mindset emprendedor

Define el foco

¿Cómo vas a llegar a tu destino si no tienes claro cuál es? O lo que es lo mismo, ¿cómo vas a alcanzar los objetivos si no los has definido previamente?

Te pongo un ejemplo. Tienes una idea en la cabeza: quieres abrir un e-commerce de productos artesanales. Ya estás vendiendo entre tus contactos de manera informal, pero no das el salto. En gran parte porque no tienes claro cómo ni hacia dónde. 

 

Párate, coge un papel y un boli y define hacia donde quieres dirigirte. 

 

¿Dónde te ves en cinco años? ¿Quieres seguir vendiendo de manera informal? ¿Quieres vender a través de distribuidores? ¿Quieres tu propia tienda física u online? ¿Cuántos trabajadores o colaboradores? ¿cómo afrontarás la producción? etc. 

 

Añade el máximo detalles posible. Así, las acciones y decisiones que vayas tomando se irán encauzando hacia esa dirección. 

 

Créetelo

También ocurre que sabemos dónde queremos ir, pero evitamos verbalizarlo por miedo a fracasar. Por eso, esto ya no consiste en definirlo sino en creérselo. Y la mejor técnica es repetirlo hasta la saciedad.

La repetición crea familiaridad y aceptación. Es importante que insistas hasta sentirte cómodo con esa idea y seas capaz de visualizarla. 

“Voy a ser la impulsora de una tienda online de artesanías del mundo y voy a conseguir proveedores de todos los continentes”. 

¿Te da vértigo cuándo lo dices? Repítelo. Es una excelente manera de vencer la inseguridad y el síndrome del impostor.

 

Conócete

Una de las claves de la mentalidad del emprendedor es trabajar con uno mismo. Sé consciente de tus debilidades, aprende de tus propios errores y no te machaques. 

El autoconocimiento es esencial para emprender. Al final estás solo al frente de un negocio sin más protección que tú mismo.

Del mismo modo todos tenemos un sistema de creencias que podemos moldear y debemos ampliar para seguir avanzando. 

Frases como: No puedo, no vale la pena, están en otra liga, no sé h